Asador Casa Juan

Los mejores platos y consejos de cocina

Un sustituto a las patatas fritas

Las berenjenas son primas cercanas de las patatas. Aunque no hay nada como las patatas fritas, se pueden sustituir por esta versión más sana con sus primas las berenjenas.

Sorprendentemente, las berenjena son mucho más fáciles de hacer que las legendarias patatas fritas. Con un simple rebozado, se pueden asar en el horno de forma que quede un interior cremoso y un exterior crujiente.

Un sustituto a las patatas fritas

Para hacer que las berenjenas se parezcan a las patatas fritas, hay que cortarlas de manera uniforme, todas del mismo tamaño. También ayuda dejar la piel para que mantengan su forma mientras se cocinan.

Para el rebozado crujiente se mezcla pan rallado y queso parmesano y se reboza la berenjena. Esto es importante hacerlo rápido, pues la berenjena es como una esponja y absorbe mucho huevo si lo dejas mucho tiempo.

Yo diría que ésta salsa de yogur es la ideal para las berenjenas. Se mantiene muy bien en la nevera y es delicioso, tanto para utilizar como salsa, como para relleno de sandwiches o incluso para la ensaladilla rusa .

Ingredientes para 4 porciones:

  • 1 berenjena mediana, aproximadamente de 500 gr
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 taza de pan rallado
  • 1/2 taza de queso parmesano finamente rallado o en polvo
  • 1 huevo grande
  • Aceite para engrasar

Para la salsa:

  • 1 taza de yogur griego
  • 1/2 cucharadita de ajo en polvo
  • 1/2 cucharadita de perejil seco
  • 1/2 cucharadita de tomillo seco
  • 1/2 cucharadita de sal
  • Pimienta negra molida, al gusto

Elaboración:

  1. Calentamos el horno a una temperatura de 220º, ponemos una rejilla en medio del horno y la forramos con papel de horno. Engrasamos el papel con aceite y lo esparcimos bien con un pincel de cocina.
  2. Mezclamos el pan rallado y el queso parmesano en una bolsa zip. Batimos el huevo en un recipiente hasta que esté espumoso.
  3. Lavamos la berenjena y cortamos el tallo. Realizamos cortes transversales para crear bastones de berenjena, como si fuesen patatas fritas.
  4. Espolvoreamos la sal sobre las berenjenas. Pasamos las berenjenas por el huevo y, a continuación, las ponemos en el rebozado para que se impregnen completamente.
  5. Una vez que todas las berenjenas están rebozadas y metidas en la bolsa de rebozado, cerramos la bolsa y la agitamos.
  6. Quitamos el exceso de rebozado y vamos depositando las berenjenas sobre el papel de horno engrasado, de manera uniforme, que no queden superpuestas. Lo introducimos en el horno durante 15 minutos, y le vamos dando la vuelta cada 5 minutos, hasta que tengan un exterior dorado y crujiente.
  7. Mientras tanto, podemos ir haciendo la salsa. Para ello, batimos el yogur, el ajo en polvo, el perejil seco, el tomillo seco, la sal y la pimienta en un bol pequeño, hasta que se forme una salsa uniforme.
  8. Servimos las berenjenas con la salsa.