Asador Casa Juan

Los mejores platos y consejos de cocina

Tomates secos en aceite

Un ingrediente que utilizo muchísimo para condimentar los platos, es el tomate seco en aceite de oliva. Me encanta porque captura toda la esencia del tomate, y se puede disfrutar todo el año. Pero no es lo mismo un tomate secado al sol y uno deshidratado.

El proceso artesanal del secado del tomate al sol es todo un espectáculo. Vas viendo como la piel se va poniendo de un color rojo intenso y se arrugan de tal modo que ya no parecen tomates.

Tomates secos en aceite

La combinación de un producto natural excelente, como es el tomate de la huerta, junto con el sol intenso del sur, dan como resultado un producto que no necesita ninguna floritura, más que añadir aceite de oliva virgen extra para preservar los tomates y albahaca, ajo y orégano para añadir más sabor.

La receta de los tomates secos en aceite de oliva es la siguiente:

Ingredientes

  • 3-4 tazas (675-900 ml) de aceite de oliva virgen extra, dependiendo del tamaño del tarro de conservas
  • Una buena cantidad de albahaca fresca
  • 4-5 dientes de ajo picados
  • 1/2 taza de orégano seco
  • Sal
  • 1,5-2,5 kilos de tomates secados al sol

Herramientas

  • Tarros de cristal para conservas, con tapa y una boca ancha

Proceso

Se empieza lavando los tarros de cristal (o si prefieres se pueden esterilizar); y lavando muy bien las manos y cualquier otra herramienta que va a ser utilizada en el proceso.

A continuación, se empiezan a embotar los tomates de esta manera:

1º. Una capa de tomates secos 2º. Sazonar con sal 3º. Añadir el ajo picado 4º. Agregar una pizca de orégano seco 5º. Una capa de hojas de albahaca

Hay que repetir el proceso anterior hasta que llegues casi al borde superior del tarro. No hay que llenarlo del todo, pues tendremos que rellenarlo con aceite de oliva.

Cuando terminemos con cada capa, utilizaremos un objeto plano para comprimir los ingredientes y que quepan más.

Por último, llenamos el tarro con aceite de oliva virgen extra, asegurándonos de que todos los ingredientes estén completamente sumergidos en el aceite.

Cerramos el tarro con la tapa y lo guardamos en un lugar fresco, oscuro y seco, como el armario de la cocina o la despensa.

Hay que dejarlo reposar unos 6-8 días antes de su consumo, para que el aceite vaya haciendo un efecto suavizante en los tomates, y para que los sabores del ajo, la albahaca y el orégano vayan infundiéndose.

Notas.

Es muy importante al conservar los vegetales en aceite de oliva, que todos los materiales y las herramientas estén muy limpios, incluidas las manos.

El no hacer un ritual de limpieza antes, podría ocasionar problemas de salud al contaminarse con bacterias u otros microorganismos, especialmente el clostridium botulinum, que puede ser fatal.