Asador Casa Juan

Los mejores platos y consejos de cocina

Cómo hacer una pizza en la barbacoa

Hay muchos alimentos, más allá de las hamburguesas y las costillas, que se pueden cocinar en una barbacoa. La pizza es uno de ellos. Si todavía no tienes una, y quieres que te recomiende una tienda donde comprar barbacoas, pincha aquí.

Mucha gente se sorprende cuando digo que hago mis pizzas caseras en la barbacoa, no se creen que pueda quedar bien a la parrilla. Honestamente, este método no es nada difícil, y una vez que le hayas cogido el truco del calor, podrás hacer las mejores pizzas que hayas hecho nunca.

Cómo hacer una pizza en la barbacoa

Asar a la parrilla la pizza no sólo es un método alternativo para cuando no quieres calentar el horno, también alcanza más temperatura y la pizza se hace mejor. Para muchas personas es su método favorito.

Al principio puede intimidar, y quizás tengas algunas malas experiencias en las que se te carbonice la corteza o que empiece a flamear la salsa, pero con unos trucos aprenderás enseguida.

Cuando coloques la masa en la parrilla, es importante tener todo listo para añadirle, todos los ingredientes, la salsa, el queso. Esto es porque la clave para hacer la pizza a la parrilla es colocar primero la masa e ir añadiendo los ingredientes mientras se va calentando, para que al final, la corteza esté muy crujiente.

Empezamos calentando la barbacoa. Debe estar muy caliente. Mi barbacoa llega hasta cerca de los 300ºC. El objetivo es lograr al menos 290ºC y si tienes la opción de poner calor directo e indirecto, configúralo para que la pizza esté a fuego directo.

Tienes que tener una mesa al lado con todos los ingredientes necesarios, al igual que todas las herramientas (pinzas largas, guantes, espátula, etc.).

Hay que tener la masa estirada y preparada. Untamos un lado de la masa con aceite, este es el lado que vamos a poner en la parrilla. Untamos la parte superior de la masa con una fina capa de aceite de oliva. Dejamos que la masa se cocine durante unos 3 minutos sin la tapa, o 1-2 minutos con la tapa.

Utiliza las pinzas para levantar la masa de vez en cuando para comprobar cómo se está haciendo. Tendrá las marcas características de la parrilla, pero eso está bien. Dale la vuelta a la masa con la espátula. La masa debe salir fácilmente y sin romperse.

Ahora es cuando necesitas actuar con rapidez. Extiende una fina capa de salsa de tomate, queso y aderezos. No debe estar demasiado cargada, pues la pizza no se cocinará bien.

Tápalo durante 3-5 minutos. Utiliza el olfato para ver la pizza, si huele a quemado, destápalo y muévelo a la zona menos caliente de la parrilla. Retira la tapa y comprueba la pizza. Los bordes deben estar bien hechos y el queso debe de estar derretido. Saca la pizza y deja que enfríe durante 3 minutos. ¡A comer!