Asador Casa Juan

Los mejores platos y consejos de cocina

Receta de croquetas de pollo

Las croquetas son uno de los clásicos de la gastronomía española, igual que hacer migas, un plato que gusta a todo el mundo, porque están deliciosas, se pueden preparar con muchos rellenos diferentes y no son difíciles de hacer. En esta ocasión queremos compartir contigo la receta de las croquetas de pollo.

¿A quién no le ha sobrado alguna vez pollo de un guiso? De un guiso, un pollo asado… siempre podemos encontrarnos con que nos sobra un poco pero no es suficiente como para un buen plato, pero sí podemos aprovechar lo que queda para hacer las croquetas, algo que vamos a enseñaros a hacer y para lo que necesitáis estos ingredientes:

Receta de croquetas de pollo
  • Pollo (el que nos haya sobrado, bien sea zanca, pechuga, etc.)
  • 350 mililitros de leche entera.
  • 12 cuchara das soperas de harina.
  • 2 huevos.
  • 1 cebolla.
  • Aceite de oliva.
  • Pan rallado.
  • Pimienta.
  • Sal.

Modo de elaboración

Comenzaremos desmenuzando bien toda la carne del pollo en trocitos muy pequeños, asegurándonos de que no queda ningún cartílago o hueso. Dejaremos el pollo desmenuzado en un plato y comenzaremos a pelar la cebolla y picarla toda muy fina, mientras tanto ponemos una sartén con un poco de aceite y la echamos para que se vaya pochando.

Cuando esté pochada añadiremos el pollo, la pimienta a discreción y lo iremos removiendo bien para que se mezclen los sabores y coja temperatura.

Una vez hecho podemos incorporar tres cucharadas soperas de harina e ir removiendo hasta que todo esté incorporado. Si veis que queda muy seco podéis añadir un poco de aceite más, pero todo esto a fuego bajo.

Cuando esas tres cucharadas de harina estén incorporadas se añaden otras tres y se repite la operación, así hasta que se hayan echado las 12 cucharadas.

Recordad que para removerlo todo, lo mejor es hacerlo con una cuchara de madera, para que no estropeéis el antiadherente de la sartén. En el momento que veamos que todo está homogéneo incorporaremos la leche, aunque también puede ser leche y un poco de caldo de pollo para dar más sabor aún.

En este caso el proceso es el mismo, echar un buen chorro e ir removiendo para que todo se incorpore y así hasta acabar todo el líquido. Cuando esté mezclado probamos para ver cómo está de sal y rectificamos si se necesita.

Ahora hay que seguir removiendo durante un buen rato, hasta que consigamos que la masa se despegue de las paredes de la sartén sin problema y que tampoco quede muy pegada a la cuchara.

Pasaremos la masa a una fuente baja para que se enfríe y quede a temperatura ambiente, después la meteremos en la nevera tapado con un papel film durante unas dos horas aproximadamente.

Antes de sacar el recipiente prepararemos dos platos, uno con dos huevos batidos y otro con pan rallado. Con una cuchara iremos cogiendo la masa e iremos haciendo las croquetas, dándoles forma con la mano.

Las pasaremos primero por huevo y después pan rallado, preocupándonos de que queden bien cubiertas para que no se salga la bechamel cuando se estén friendo.

En una sartén pondremos abundante aceite y cuando esté caliente añadiremos unas seis croquetas. Si echamos muchas no se freirán bien y será difícil darles la vuelta. Cuando estén doradas ya estarán listas para comer. ¡Buen provecho!