Asador Casa Juan

Los mejores platos y consejos de cocina

Cordero a la pastora

El cordero que se suele utilizar es el lechal, la cría de la oveja de unos pocos meses de edad que únicamente ha sido alimentada por leche de su madre. Esta carnes está mucho más tierna y sabrosa que el cordero normal.

Ingredientes para 4 personas

Cordero a la pastora
  • 1,5 kilos de cordero lechal
  • 1 kilo de patatas pequeñas
  • 1 kilo de alcachofas frescas
  • 1 vaso de aceite de oliva
  • 250 ml de leche
  • 1 cucharada de harina
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de vinagre
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • El zumo de 1/2 limón
  • 2 pastillas de caldo de carne
  • Tomillo, romero, laurel y perejil
  • Sal, al gusto

Indicaciones para hacer el cordero a la pastora

Deshuesamos el cordero y lo partimos en trozos pequeños. Si no tenemos experiencia en hacer esto, se lo mandamos que lo haga el carnicero.

Por otra parte, hacemos un majado en el mortero con los dientes de ajo pelados, las pastillas de caldo de carne, el vino blanco y el vinagre, hasta formar una pasta uniforme.

Adobamos el cordero con esta mezcla y lo dejamos reposar durante al menos dos horas y media. Después de este tiempo, ponemos una sartén con el aceite a fuego lento, y cuando se haya calentado, añadimos el cordero para que se fría lentamente.

Hacemos un ramillete con las hierbas aromáticas (menos el perejil), las atamos e incorporamos al cordero. Según se vaya consumiendo el líquido, le vamos añadiendo la leche y la cucharada de harina.

Pelamos las alcachofas hasta dejar sólo el corazón, eliminando el resto, y las cocemos en agua hirviendo con sal, y el zumo de limón. Añadimos también a la cocción las patatas peladas y enteras, para que se cocine todo durante 20-30 minutos, hasta que las alcachofas y las patatas estén tiernas.

Una vez terminada la cocción, incorporamos las alcachofas picadas al cordero, y las patatas partidas en cuartos. Lo removemos bien y dejamos que cueza todo junto durante 5 minutos más.

Espolvoreamos el perejil picado por encima y lo servimos en caliente dispuesto en una fuente de barro.

Notas

Esta receta también se puede hacer (y se recomienda hacer) a la castellana, es decir en un horno de leña, utilizando una fuente de barro para su cocción. Se le suele añadir un poco de agua durante la cocción para que no quede demasiado seco, pues el horno alcanza unas temperaturas muy altas. Sabremos que está hecha cuando la parte exterior esté dorada y crujiente.