Asador Casa Juan

Los mejores platos y consejos de cocina

Cómo hacer jugo de aloe vera

El aloe vera es una planta que tiene mucha gente en su terraza , y que se utiliza muy a menudo para curar las quemaduras de la piel, pero ¿sabías que también se puede tomar su jugo?

Esta planta es muy rica en nutrientes. Su gel es anti-vírico, anti-bacteriano y anti-fúngico, y tiene unas propiedades curativas increíbles. Con el gel de dentro de la planta, se puede hacer un jugo muy refrescante y deliciosa. Si tienes tu propia planta de aloe vera, puedes hacer tu propio jugo en casa, solo hay que seguir unos sencillos pasos.

Cómo hacer jugo de aloe vera

También venden el jugo en los supermercados, pero obtenerlo directamente de la planta en su estado crudo, lo hará más beneficioso.

Ingredientes para hacer 250 ml:

  • 1 hoja de aloe vera
  • 2 cucharaditas de gel de aloe vera
  • 250 ml de agua o cualquier otro zumo de frutas
  • endulzante al gusto
  • jugo de limón (opcional)

Preparación paso a paso:

Paso 1. Lava bien la hoja de aloe vera para retirar cualquier partícula o suciedad. Seca bien la hoja con un trapo limpio o papel de cocina.

Paso 2. Utiliza una tijera para recortar los bordes de la hoja, quitar los pinchos y abrir la hoja. Con ayuda de un cuchillo bien afilado, retira la corteza de la hoja para dejar al descubierto el gel incoloro. Esta parte gelatinosa tiene que verse limpia y sin impurezas o color.

Paso 3. Con una cuchara, recoge el gel de aloe vera con cuidado de no raspar la corteza inferior. Necesitas 2 cucharaditas de gel.

Paso 4. Una vez que tengas el gel de aloe vera, mézclalo con el agua o cualquier zumo de frutas que quieras. Añade el endulzante que prefieras (azúcar, miel, sirope de agave, stevia, etc.) y bátelo todo en la batidora de vaso durante unos segundos, hasta obtener el jugo que deseas. Es absolutamente refrescante.

Beneficios de Aloe Vera:

  • Detiene el crecimiento de tumores de cáncer
  • Baja el colesterol
  • Ayuda a evitar los coágulos en la sangre
  • Aumenta la oxigenación de la sangre
  • Alivia la inflamación y alivia el dolor de la artritis
  • Protege al organismo del estrés oxidativo
  • Previene los cálculos renales y protege de los oxalatos presentes en el café y el té.
  • Alcaliza el cuerpo
  • Ayuda a curar las úlceras, la enfermedad de Crohn y otros trastornos digestivos.
  • Reduce la presión arterial altal, tratando la causa, no sólo los síntomas
  • Nutre el cuerpo con minerales, vitaminas, enzimas y gliconutrientes
  • Acelera la curación de la radiación y las quemaduras
  • Es un potente antibacteriano
  • Mejora la salud de los intestinos y lubrica el tracto digestivo
  • Ayuda con el estreñimiento
  • Estabiliza el azúcar en la sangre y reduce los triglicéridos en diabéticos.
  • Previene y trata las infecciones por el hongo candida
  • Equilibra los electrolitos
  • Aumenta el rendimiento cardiovascular y la resistencia física
  • Ayuda en la recuperación de una lesión o un esfuerzo físico extremo
  • Hidrata la piel y acelera su reparación